La ley ‘Sinde-fensores’ en la ciudadanía se rechaza (I)

Le llaman a todo “La Industria Cultural”, en adelante haré referencia a todos en general llamándoles “Creadores” por simplificar.

Me niego a que llamen “Cultura” a cualquier cosa, pero puesto que los creadores  generalizan por  intereses económicos puros y duros, llamando a todo por igual, voy a hacerlo yo también.  Ya me perdonarán los creadores brillantes, los buenos profesionales y los creadores sin tachas.  La Cultura no es solo lo que algunos puedan idear hoy, con mayor o menor talento, la Cultura es Patrimonio de toda la Humanidad y no se puede utilizar a conveniencia.  No es válido ‘meterlo’ todo en el mismo saco.  No es lo mismo un buen libro escrito por uno de los buenísimos escritores que tenemos (que son muchos afortunadamente) o una buena obra de teatro (que hay bastantes también), que un mal disco de música que no se oirá dentro de un año o una mala película que no ve casi nadie o una mala serie que la quitan de emisión al tercer capítulo. No todo puede tratarse por igual, aunque  muchas veces intentan equipararlo todo, por propios intereses que poco tienen que ver con la cultura, intentándo de esa forma, vendérnos al resto de los mortales todo el ‘paquete’ como un todo:  “La Industria Cultural”.

En la industria convencional hay empresas muy buenas, buenas, normales y empresas malas y muy malas.  Si una empresa va mal tiene que despedir a gente o cerrar. Si una industria cultural (o un creador) saca un mal producto o varios, que le hacen perder mucho dinero, tendría que despedir a gente o cerrar del mismo modo.

Hoy en día toda la Industria Cultural; metida toda en el mismo saco y hablando  en general, es prácticamente como una C.C.A.A. más. Es una industria  ‘ruinosa’ para el país, con algunas excepciones,  desde el pto. de vista estrictamente económico.  A una Comunidad Autónoma también le defraudan impuestos (al igual que  le defrauda mucho dinero la abundancia de ‘pirateo’ a la Industria Cultural), pero del mismo modo, está hiper-subvencionada, derrocha mucho dinero de las Televisiones Autonómicas y derrocha mucho dinero en general.  Hace falta un recorte de gasto profundo en las C.C.A.A. y en la Industria Cultural en general, también, porque estamos en crisis y no puede haber privilegiados.

La Industria Cultural tiene un problema que ella misma se ha creado: se ha ‘arrejuntado’ demasiado a la izquierda ¿y cuando gobierne otra ideología?.  La Cultura no debería ser Patrimonio de un solo Partido, ni siquiera de una sola ideología.  Hoy en día es ‘muy impopular’ para un escritor decir que es de derechas, para un cantante decir que es ‘centrista’ o para un Director de Cine decir que es de: CIU, PNV, UPN, PAR,… por poner algunos vagos ejemplos.

EL PSOE y por ende, Mrs. Sinde, tienen otro problema, la Industria Cultural se ha asociado demasiado a la Izquierda Socialista, hasta tal punto que hasta IU ha marcado distancias respecto de dicha industria y no quiere que le vean en el mismo barco.  En IU deberían estar ya cansados de que cuando los creadores son ‘pobres’, la mayoría son  pseudo-comunistas (quieran repartir el dinero entre todos); en cambio, cuando empiezan a ganar dinero se vuelven ‘progresistas’.  Victor Manuel, por ejemplo, hizo una canción-elogio a Franco. Posteriormente, junto a Ana Belén eran  ‘cabecillas’ del PCE (ahora IU).  Eran protagonistas en todos los actos (en los actos del referéndum de la OTAN por ejemplo) y al final, la pareja salió en la primerísima fila de la foto de la victoria de ZP.  A ambos cantantes, como artistas y creadores los considero, de verdad, muy buenos; pero a nivel ideológico los considero muy inestables.  Y es que hay creadores que se meten mucho en política, demasiado diría yo.  Otros, directamente ‘dan pena’, como los que defienden el Régimen Cubano.

La gran simpatía de toda la Industria Cultural hacia el PSOE y ZP no nos ha salido gratis a todos, ni mucho menos.  No ha salido gratis ni a ZP, ni a las televisiones públicas, ni a las televisiones autonómicas, ni a las televisiones privadas, ni a ninguna empresa, ni a ningún contribuyente,… por la cantidad ‘ingente’ de subvenciones que reciben por un lado y por otro lado, por ese ‘impuesto revolucionario’ llamado: Canon Digital. El Canon Digital es simple y llanamente una vergüenza.  Con la crisis que está cayendo las empresas tienen que hacer un sobreesfuerzo económico, para nada despreciable, cuando adquieren: fotocopiadoras, impresoras, discos duros externos, pen-drives, CDs, DVDs,… y la gran mayoría nunca llegará a ‘piratear’ nada o prácticamente nada.

He creído conveniente empezar por aquí a tratar este tema, espero no haber defraduado al lector.  En el siguiente artículo pasaré a hablar más en detalle de la Ley, de la credibilidad que podría llegar a tener en nuestra sociedad o la tranquilidad (o ausencia de ella) que podría llegar a generar en la misma,  la impartición de Justicia  por parte de la Administración (o dicho de otro modo, por los políticos) y por otro lado, analizar en general, en la medida que pueda, a los integrantes de la industria cultural actual.

Anuncios

Un comentario sobre “La ley ‘Sinde-fensores’ en la ciudadanía se rechaza (I)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s